El Bitcoin en tiempos de Covid-19

43

La pandemia del COVID-19 ha cambiado el mundo financiero y ocasionado revuelo en los mercados, al menos en el corto y mediano plazo, por lo que muchas personas buscan formas de proteger sus activos. Esto trajo como consecuencia que la demanda de criptomonedas se acentuara.

No obstante, pensar que una mayor demanda equivaldría a un incremento del valor del Bitcoin (BTC), es tomarse las criptofinanzas con un espíritu deportivo optimista y, por supuesto, muy a la ligera, ya que existen muchas variables que confluyen en este tema.

Movimientos masivos de Bitcoin

Desde sus inicios, el BTC, y más aún en tiempos de COVID-19, ha estado expuesto a varios Crash, de hecho, con el decreto de pandemia global a principios de marzo, todos los mercados experimentaron fuertes caídas. En el caso del Bitcoin fue de casi el 50%, llegando a unos 4.000 USD por Bitcoin.

Este último crash, sin embargo, no fue inesperado, ya que es común que, al comienzo de toda crisis de gran magnitud, muchos inversores y ahorristas vendan apresuradamente lo que poseen, para reinvertir en activos que les parezcan más estables o utilizar su dinero para otros fines.

Sin embargo, luego de las primeras semanas, las plataformas de Exchange como Bitvavo pudieron constatar el aumento en las operaciones, alcanzando un máximo histórico en países como Rusia, Venezuela, Marruecos, Chile y Argentina, entre otros.

Esta demanda por las criptomonedas ocasionó que los valores del Bitcoin se recuperaran hasta llegar a los niveles que se encontraban antes del crash, pasando los 8.000 USD por BTC. También ha sido de ayuda a que, a diferencia de los instrumentos financieros tradicionales, el Bitcoin se maneja de manera digital.

Por ello, mientras muchas entidades financieras tuvieron que adaptarse para hacer frente a todas las medidas impuestas de distanciamiento social, el Bitcoin podía seguir operando tranquilamente sin contratiempos, las 24 horas del día, gracias a su tecnología criptográfica y su distribución mundial.

Así mismo, su inexistencia al nivel físico, evitó que tuviesen que tomarse medidas drásticas para evitar propagar el virus COVID-19, como en el caso del gobierno chino, donde tuvieron que desinfectar y –en algunos casos- quemar los billetes para reducir los canales de contagio.

Control globalizado y el Halving

Otro factor que le ha servido de ventaja al Bitcoin en tiempos de COVID-19, es su falta de conexión con algún gobierno específico, lo que implica que no hay factores que ocasionen su devaluación como la impresión sin respaldo de billetes.

Así mismo, su transparencia está garantizada, ya que no debe responder ante ninguna institución que establezca límites a los flujos de operaciones, ya que lo que garantiza su funcionamiento y su transparencia son las matemáticas. Bitcoin está diseñado para que no existan más de 21 millones de estas monedas circulando en el mundo.

Incluso, esto es tan importante, que el Bitcoin está programado para que, cada cuatro años, se reduzca su capacidad de producción, el Halving de BTC, lo que garantiza que cada vez sea más difícil minar esta criptomoneda, ayudando a mantener su valor.

Al final, cuando la humanidad se debe enfrentar a hechos que cambian el curso de las cosas, son quienes se adaptan más rápido los que logran sobrevivir y perdurar en el tiempo, y en el caso del Bitcoin, esta criptomoneda nació más preparada para enfrentar esta situación global, y ofrecer soluciones para la movilidad financiera de las personas. No queda más sino esperar los cambios en su valor en el futuro, aunque su tendencia apunta más a un crecimiento sostenido que a su desaparición.

También podría gustarte
Por favor espere, Cargando...
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!