5 puntos a evaluar antes de aceptar una oferta de empleo

Las reglas del mercado laboral han cambiado mucho en las últimas décadas. En un constante intento por renovarse, los jóvenes profesionales de hoy pueden llegar a cambiar de empleo hasta 2 o 3 veces al año, aseguran nuevos estudios. Si una nueva propuesta los tienta lo suficiente, ya sea por razones económicas, de desarrollo profesional o simple bienestar, no dudan en tomarla.

Pero, ¿qué factores se deben tomar en cuenta a la hora de tomar esta importante decisión? “Son muchas las razones que pueden llevarnos a buscar un nuevo desafío laboral; sin embargo, antes de concretar el cambio es necesario analizar los pro y los contra de esta medida. Cabe preguntarse, por ejemplo, qué ofrece la empresa en términos de ambiente laboral, desarrollo profesional, salario, horarios, entre otros aspectos.

Para que sepas que estás tomando la decisión acertada, te presento 5 factores que debes considerar antes de aceptar una oferta de empleo.

1. La cultura organizacional, ¿se adapta a tu perfil?

Una de las variables más valoradas entre los jóvenes profesionales es, sin dudas, la cultura organizacional. En un mundo repleto de empresas jóvenes que han comprendido la importancia de formar una marca personal de cultura organizacional y compromiso entre los empleados, debes asegurarte que dicha visión se adapte a tu perfil y aspiraciones.

2. ¿Tienes bien en claro el puesto que vas a ocupar?

Cualquier oferta laboral “seria”, debe otorgar [highlight] información básica sobre las características del puesto ofrecido [/highlight] : qué responsabilidades implica el cargo, cuáles son las tareas que debes cumplir, quienes serán tus superiores, etc.

3. ¿Hay posibilidades de crecimiento o aprendizaje?

Con sólo tener un buen sueldo y un buen ambiente laboral no es suficiente para que puedas mantenerte competitivo a medida que pasa el tiempo. Es importante que tu nuevo puesto te ofrezca la  [highlight] posibilidad de seguir capacitándote [/highlight] o adquirir nuevos conocimientos de alguna forma.

4. ¿Por qué se encuentra disponible el puesto?

Vale preguntarse (e indagar si es posible) por qué quedó vacante el cargo. ¿Fue una simple renuncia o la persona se fue por algún tipo de problemas relacionado con el puesto?

5. ¿Te sientes motivado por la propuesta?

Si la propuesta no te motiva en lo más mínimo, no aceptes. El dinero no lo es todo en la vida y tenemos la suerte de vivir en una época de [highlight] grandes oportunidades [/highlight] de desarrollo a nivel laboral.