¿Cuál es la diferencia entre una fuente y tipografía?

181

Uno de los principales errores que se comete trabajar con texto en el diseño gráfico, es hablar de fuentes y tipografías (tipos de letra) como si fueran sinónimos.

Muchos expertos tipográficos han corregido hasta el cansancio a un principiante por usar erróneamente la palabra fuente, cuando debería haber dicho tipografía. Para aquellos de nosotros que pensamos en fuentes solo cuando elegimos una en illustrator o Photoshop, la diferencia entre los términos puede parecer confusa.

Lo cierto es que: una fuente es lo que usas, una tipografía es lo que ves.

Fuente vs Tipografía

Para entender un poco mejor este tema vamos a empezar por el origen de estos términos. En los viejos tiempos de la impresión analógica, las páginas se armaban laboriosamente en marcos metálicos con letras de metal. Esto se impregnaba con tinta y luego se colocaba a presión sobre una hoja de papel para transferir así la tinta.

I Love WordPress impresora tipografica
Aquí salgo yo al lado de una Impresora Tipográfica muy antigua.

Los impresores necesitaban miles de bloques físicos de metal, cada uno con el carácter que debía representar en relieve (el tipo de letra). Si quería imprimir Garamond, por ejemplo, necesitaba diferentes bloques para cada tamaño (10 puntos, 12 puntos, 14 puntos, etc.) y peso (negrita, ligera, mediana). De aquí es de dónde nacen los términos tipografía y fuente.

Tomando el ejemplo anterior, «Garamond» sería la tipografía: Describe todos los miles de bloques de metal que una impresora tipografica podría tener disponibles y que habían sido diseñados con los mismos principios básicos de diseño.

Pero una fuente es algo totalmente diferente. La fuente describe un subconjunto de bloques en esa tipografía, donde cada fuente incorpora un tamaño y peso particular. Por ejemplo, Garamond en negrita en 12 puntos es una fuente diferente a la Garamond normal en 8 puntos, y Times New Roman en cursiva en 24 puntos se consideraría una fuente diferente a Times New Roman en cursiva en 28 puntos.

I Love WordPress tipografia
En esta imagen podemos ver las letras apiladas formando palabras para luego ser impresas.

La distinción entre los dos términos y los procesos se confundieron con el auge de la autoedición. Las fuentes ya no eran miles de diminutos bloques de tipos móviles; se convirtieron en archivos informáticos digitales que se escalaban hacia arriba o hacia abajo dinámicamente al tamaño o peso que los usuarios quisieran. Así que la distinción entre el proceso y el resultado final desapareció en un soplo de magia binaria para la mayoría de la gente.

Tal vez te interese:   Procreate, una app de dibujo para creativos viajeros
I Love WordPress tipografia y fuentes
La manera más práctica de verlo es como las canciones y los álbumes, el álbum sería la tipografía, y cada una de las variaciones serían las fuentes.

Cuando abrimos Microsoft Word y queremos cambiar el aspecto del texto nos pide que elijamos una fuente, no una tipografía. Desde la perspectiva de los diseñadores de Microsoft, esto tiene mucho sentido. En un momento dado, después de todo, estás trabajando en un tamaño y peso específicos de una tipografía. Este es el término adecuado.

Pero desde la perspectiva de millones de usuarios de computadoras que nunca pensaron en escribir, aparte de decidir qué quieren usar para su firma de correo electrónico o tarjeta de cumpleaños casera, la fuente de la palabra ha llegado a representar el aspecto, no el mecanismo.

¿Es importante conocer la diferencia?

Incluso entre los profesionales tipográficos, existe una aceptación creciente de que, para la mayoría de las personas, los términos fuente y tipografía se pueden usar indistintamente. Solo los expertos realmente necesitan preocuparse por eso.

“Para la mayoría de las personas en la mayoría de las situaciones, esos términos pueden intercambiarse sin ningún problema”, dice Tobias Frere-Jones. «La distinción sería importante en el diseño tipográfico, obviamente, pero también en contextos que involucran ingeniería, como el desarrollo de aplicaciones o el diseño web».

Gary Hustwit, director de Helvetica, está de acuerdo. “La mayoría de las personas, aparte de los diseñadores tipográficos, simplemente dicen ‘fuente’”. Entre los diseñadores gráficos, sin embargo, diría que es algo generacional. Muchos de los que eran diseñadores antes del 2000 siempre dicen tipografía o tipo de letra.

Podríamos decir que la importancia es aplicable principalmente para los expertos tipográficos. Para el común de las personas no afecta en nada.

Incluso los expertos en tipografía están de acuerdo: la tipografía y la fuente se pueden usar indistintamente en este punto. Pero si te encuentras con un pedante molesto que se preocupa profundamente por mantener la distinción para las masas, solo recuerda esto: la diferencia entre una fuente y un tipo de letra es la misma que entre canciones y un álbum. El primero compone el segundo. Recuerda eso y listo.

También podría gustarte
Cargando...
error: Content is protected !!